INCONTINENCIA

¿Qué es la incontinencia fecal?

La incontinencia fecal, también denominada problema de control intestinal, es la emisión accidental de heces sólidas o líquidas o mucosidad desde el recto. La incontinencia fecal incluye la incapacidad de retener la deposición hasta llegar al inodoro como así también defecar en la ropa interior sin advertirlo.

La incontinencia fecal puede ser perturbadora y vergonzosa. Muchas personas con incontinencia fecal se sienten avergonzadas y tratan de ocultar el problema.

Sin embargo, las personas con incontinencia fecal no deberían sentir temor ni vergüenza de hablar con su médico coloproctólogo.

A menudo, la incontinencia fecal es provocada por un problema médico y existe tratamiento disponible.

¿Quiénes padecen de incontinencia fecal?

Cerca de 18 millones de adultos (aproximadamente uno de cada 12) tienen incontinencia fecal.

Las personas de cualquier edad pueden tener un problema de control intestinal, aunque la incontinencia fecal es más frecuente en adultos mayores.

Preguntas frecuentes sobre la incontinencia

  • diarrea, es decir, la eliminación de heces blandas y acuosas tres o más veces al día
  • urgencia, o la sensación de tener muy poco tiempo para llegar al inodoro para realizar una deposición
  • una enfermedad o lesión que daña el sistema nervioso
  • salud general deteriorada debido a múltiples enfermedades crónicas o prolongadas
  • un parto difícil con lesiones en el piso pélvico (los músculos, ligamentos y tejidos que sostienen el útero, la vagina, la vejiga y el recto)

El control intestinal depende del trabajo conjunto de los músculos y nervios del recto y el ano para

  • mantener las heces en el recto
  • informarle a la persona cuando el recto está lleno
  • despedir las heces cuando la persona está lista

Los músculos circulares denominados esfínteres se cierran estrechamente como gomas elásticas alrededor del ano hasta que las heces estén listas para ser despedidas. Los músculos del piso pélvico también ayudan al control intestinal.

La incontinencia fecal tiene muchas causas, entre ellas

  • diarrea
  • estreñimiento
  • daño o debilidad muscular
  • daño de los nervios
  • pérdida de elasticidad en el recto
  • parto vaginal
  • hemorroides y prolapso rectal
  • rectocele
  • inactividad

El médico coloproctólogo diagnostica la incontinencia fecal en función de los antecedentes médicos de la persona, un examen físico y los resultados de pruebas médicas. Además de antecedentes médicos generales, es posible que le haga las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzó la incontinencia fecal?
  • ¿Con qué frecuencia ocurre la incontinencia fecal?
  • ¿Qué cantidad de heces salen? ¿Las heces apenas pasan la ropa interior? ¿Solo sale un poco de heces sólidas o líquidas u ocurre una pérdida completa de control intestinal?
  • ¿La incontinencia fecal implica unas ganas enormes de tener una deposición o sucede sin advertencia?
  • Para las personas con hemorroides, ¿las hemorroides sobresalen a través del ano? ¿Las hemorroides se contraen solas o es necesario empujarlas con el dedo?
  • ¿De qué manera la incontinencia fecal afecta la vida diaria?
  • ¿La incontinencia fecal empeora después de comer? ¿Pareciera que determinados alimentos empeoraran la incontinencia fecal?
  • ¿Es posible controlar la expulsión de gases?

 

El especialista realizará un examen físico y puede sugerir una o más de las siguientes pruebas:

  • manometría anal
  • ultrasonido anal
  • resonancia magnética (RM)
  • defecografía
  • sigmoidoscopia flexible o colonoscopia
  • electromiografía (EMG) anal

El tratamiento para la incontinencia fecal puede incluir una o más de las siguientes medidas:

  • alimentación, dieta y nutrición
  • medicamentos
  • educación intestinal
  • ejercicios del piso pélvico y biorregulación
  • cirugía
  • estimulación eléctrica

La incontinencia fecal puede causar vergüenza, temor y soledad. Es importante tomar medidas para sobrellevarla. Los siguientes consejos pueden ser de ayuda:

  • Lleve un bolso con artículos de limpieza y una muda de ropa al salir de casa.
  • Encuentre baños públicos antes de necesitarlos.
  • Vaya al baño antes de salir de casa.
  • Use ropa interior desechable o toallitas absorbentes colocadas en la ropa interior.

La acción de comer tiende a desencadenar contracciones del intestino grueso que empujan las heces al recto y también causan que el recto se contraiga de 30 a 60 minutos. Estos dos eventos aumentan la posibilidad de que una persona expulse gases y tenga una deposición poco tiempo después de comer. Esta actividad puede aumentar si la persona es ansiosa. Es posible que las personas con incontinencia fecal deseen evitar comer en restaurantes o en reuniones sociales, o que deseen tomar medicamentos antidiarreicos antes de comer en estas situaciones.

La piel alrededor del ano es delicada y sensible. El estreñimiento y la diarrea o el contacto entre la piel y las heces pueden provocar dolor o picazón. Los siguientes pasos pueden ayudar a aliviar la molestia anal:

  • Lavar el área anal después de una deposición. Lavar con agua, pero no con jabón, puede ayudar a evitar molestias. El jabón puede secar la piel, lo que empeora la molestia. Idealmente, el área anal debe lavarse en la ducha con agua tibia o en un baño de asiento, una bañera plástica especial que le permite a la persona sentarse en unas pocas pulgadas de agua tibia. Limpiarse con papel higiénico irrita más la piel y debe evitarse. Las toallitas humedecidas sin alcohol son una mejor opción.
  • Mantener el área anal seca. Se debe dejar secar el área anal al aire después de lavar. Si el tiempo no permite el secado al aire, se puede secar el área anal con palmadas suaves con un paño sin pelusas.
  • Crear una barrera de humedad. Una crema dermoprotectora humectante que contiene ingredientes como dimeticona, un tipo de silicona, puede ayudar a formar una barrera entre la piel y las heces. Se debe limpiar el área anal antes de aplicar la crema de barrera. Sin embargo, las personas deben hablar con su coloproctólogo  antes de usar cremas anales y ungüentos ya que algunas pueden irritar el ano.
  • Uso de polvo no medicados. El polvo de talco no medicado o la fécula también pueden aliviar la molestia anal. Al igual que las cremas de barrera humectante, se debe limpiar el área anal y secar antes de aplicar las cremas.
  • Usar toallitas absorbentes o ropa interior desechable. Las toallitas y la ropa interior desechable con una capa absorbente pueden mantener la piel sin humedad.
  • Usar ropa y ropa interior respirables. La ropa y la ropa interior deben permitir el flujo de aire y mantener la piel seca. Las prendas ceñidas o la ropa interior de plástico o goma que bloquea el aire pueden empeorar los problemas de la piel.
  • Cambiar la ropa interior sucia lo antes posible.

Recuerde, en Digestive Health Tijuana somos expertos en el diagnóstico y tratamiento de la incontinencia. Entendemos que este problema tiene solución y te ayudaremos a recuperar tu salud física y social.

No dudes en consultarnos.

Haz una cita hoy!

Proctólogo especialista en Acapulco Dr. Juan Salazar Priego

  • Horario: Lunes a Viernes 3PM - 8pm, Sabado 9am - 2pm
  • Telefono: +52 (744) 464-7494, Urgencias: +52 1 (664) 482- 7154
  • Email: juansalazarpriego@hotmail.com\
  • Dirección Vazco Nuñez de Balboa 1003, Fracc. Hornos. C.P. 39355, Acapulco, Gto.

Inicia tu tratamiento!